A partir de mañana

Cuando un lugar se está llenando de pendejos, el viejo sos vos
(elfaco)

Hoy es el último día que tengo 30 y pico. Y aunque dicen que los 40 son los nuevos 30 (lo dicen los de 40, no los de 30), ciertas cosas hacen que de a poquito vaya sintiendo la transición de “treintañero” a “cuarentón”:

– Pienso si lo que voy a comer me puede caer mal (aunque igual termine comiéndolo).

– Los tests de Facebook me provocan arcadas.

– Aumento el tamaño de la tipografía de algunos sitios web.

– Hace rato que no leo el “S!” de Clarín.

– Los desconocidos me tratan de usted.

– Ahora en la calle también miro mujeres de más de 35.

– No me parece divertida la pelea de Zulma Lobato y Mitch.

– Me pregunto si no debería dejar de usar cierta ropa.

– Me quedo solo ante ciertas referencias culturales (“¿Quién es Oscar Viale?”).

– Me inquieta la bandita de Atlanta que acampa justo enfrente de mi casa.

– No me gusta mandar SMS y tardo mucho en escribirlos.

– Me tengo que abrigar más que otros años.

Debe haber más, pero no me acuerdo. Mi memoria ya no es lo que era…