Despedida: lo que la tecnología (todavía) no logró

portapapeles_real

A comienzos de octubre MSN se rediseñó. Como consecuencia, dejó inaccesible todo el contenido de mi blog de tecnología Ctrl N, que hice entre 2011 y 2013. Para que no se pierda ese contenido, estoy subiendo algunos posts a este blog, otros a Periodismo.com y otros a Buscadoor. Este post se publicó el 31/10/2013 y fue el último de ese blog.

Ser felices por siempre, inmortales, no sufrir dolor y olvidarnos de las enfermadades: alguna vez, quizás, la ciencia resuelva los verdaderos problemas de la Humanidad. Mientras tanto nos entretiene con parches a nuestros dilemas existenciales. La tecnología ocupa como nunca en nuestra sociedad un lugar central. Paradójicamente, no surgieron en los últimos ¿diez?¿veinte? años verdaderas innovaciones. Piensen: tablets y smartphones, son versiones sofisticadas y mejoradas de la computadora personal de los ’80. Televisores LED, 4K: variantes optimizadas de la vieja caja boba del siglo pasado. Cocinamos, comemos, dormimos, nos bañamos, tenemos sexo, practicamos deportes, bailamos más o menos igual que nuestros padres. Todavía no apareció ningún Steve Jobs que lograra mejorar al tenedor o la cuchara, que acompañó a la humanidad a lo largo de casi toda su historia.

Por eso, sé que es difícil, pero no nos dejemos engañar con el nuevo procesador o la tablet dos milímetros más finita. La verdadera revolución tecnológica todavía no pasó y ni siquiera nuestra imaginación supone cómo será. Bah, todos soñamos un futuro idílico, donde los autos vuelan, no hay más guerras y no engorda comer cosas ricas.

A modo de despedida de este blog, Control N, les cuento mi delirio: un teclado para la vida real. No tanto para escribir, sino para usar los atajos que tanta utilidad prestan en la vida virtual. Veamos:

Control N: el atajo que da nombre a este blog, que sirve para abrir un nuevo documento en Word o una nueva ventana en el navegador y que para mi es sinónimo de lo nuevo. En la vida real me lo imagino como un facilitador de las distintas vidas que podríamos vivir: “Si no tuviera hijos…”, “Si viviera en Estados Unidos”, “Si volviera a ser un niño”. Apretando Control N podrías lograrlo.

Control Z: este atajo sirve para deshacer nuestros errores. Sería la versión más acotada del anterior. ¿Le dijiste a tu pareja una frase desafortunada? Control Z y todo vuelve para atrás. ¿Pediste un plato en el restaurant que no estaba bueno? Control Z te permite elegir de nuevo y tu estómago vuelve a estar vacío. ¿Llevaste a la fiesta un vestido idéntico al de otra chica? Control Z, y a seleccionar otro modelo.

Control X/Control V: ¿no les gustaría un portapapeles en la vida real? No más valijas o bolsos: copiamos su contenido y lo pegamos cuando lo necesitamos. Y a nosotros mismos: nos copian en Buenos Aires y nos pegan en Tokio, sin las tediosas horas de vuelo.

Control F: por este atajo, equivalente a la búsqueda en el mundo virtual, todos pagaríamos fortunas. Para encontrar un objeto perdido (“Control F / Buscar control remoto”), sí. Pero también, un lugar disponible para estacionar, el trabajo perfecto y, si no es mucho pedir, al amor de nuestras vidas.

Y así, probando cosas nuevas, haciendo y deshaciendo, moviéndonos y buscando, pero desde un teclado más convencional, este blog escribe sus últimas palabras.

¡Hasta siempre!