Ensayo y error

Ezequiel Araujo dejó el estudio en segundo año de la secundaria, cuando le quedó Música como materia previa. Por eso, aún hoy sigue sosteniendo: «No volví porque no me dejaban experimentar. Mi motor es el error«. Aunque su vuelco completo a la producción se dio a partir de 2004, cuando se alejó de El Otro Yo («ahí empecé a producir, pero ellos nunca lo reconocieron»), el ex Avant Press y actual Imperfectos ya trabajó con Intoxicados, Cadena Perpetua, Antonio Birabent y otros. ¿Podría producir a La Renga? «Sí, si tienen ganas de jugar y equivocarse. Lo que pasa es que hay artistas que pueden equivocarse y está todo bien, como Charly y Pity. Pero Divididos no podría, la gente se los condenaría«. ¿Qué cosas tendrían que estar dispuestos a hacer? «De todo. Hace poco metí un micrófono en el tacho de basura. Después comentaban qué buen sonido había sacado. ¡El verdadero sonido trash!».