Llamó Clarín: quiere que le devuelvan sus secciones

Para festejar sus diez años online, Clarín decidió espantar a sus lectores. Así lo logró:

  • Pasó de un diseño extremadamente abigarrado a uno extremadamente despojado, sin escalas.
  • Escondió su edición impresa, de más calidad y mayor producción que la online.
  • Privilegió los cables de agencia, que aparecen en casi todos los portales de noticias, justificándose en el fetiche del «Último momento».
  • Introdujo elementos «de vanguardia» como nubes de etiquetas o podcasts todavía inentendibles para la mayoría de los lectores de Clarín.
  • Decidió ordenar las noticias cronológicamente (en lugar de por importancia)

Pero lo más indignante es que se olvidaron(?) de la página dedicada a cada sección del diario (salvo deportes).

Como un servicio desinteresado a la comunidad, Malas Palabras ha diseñado un «Localizador de secciones para usuarios de diarios online rediseñados sin criterio».

¡Que lo disfruten!