No aclares que oscurece, sino todo lo contrario

«Sé lo más intrincado, controvertido, rebuscado y onírico. Ese es el punto de partida. Después, el resto del trabajo consistirá en ver cómo salir del rebusque y hacerlo diáfano. Pero jamás empieces con una idea diáfana, porque son las más insustanciales.» (Nicolás Testoni)