Primeras lecciones de Toy Story 3

Antes de ver el bodrio «UP» (¿cuánto falta para que leamos en el diario el caso de un pederasta que se mandó a un nene con la promesa de llevarlo a las Cataratas Paraíso?), pasaron en el cine el primer trailer de «Toy Story 3»:

Pixar parece adoptar cada vez más los valores históricos de Disney. Al chantaje emocional y el morbo gratuito de Up, le suma en este trailer una moraleja que en pocos segundos les enseña a los chicos que el trabajo grupal, artesanal y esforzado es una mierda y que es mucho mejor que una sola persona -condescendiente y engreída- nos lo dé ya hecho, prefabricado y plástico. Nefasto.