Zizek

«En el fondo, soy lo contrario de esos chicos malos del instituto, aquellos que dentro del libro de filosofía escondían una revista porno. Yo soy al revés. Dentro de las revistas porno escondo la filosofía. Disfruto con Hegel y finjo que disfruto con Hollywood. Son mis colegas los que disfrutan con Hollywood y fingen que lo hacen con Hegel.»

«No creo en el diálogo filosófico. La filosofía siempre ha sido dogmática. En todo caso es un malentendido. Aristóteles malinterpretó a Platón, Marx a Hegel y Hegel a Kant. ¿Platón? Los de Platón son los diálogos más falsos de todos. Consisten en alguien que habla y otro que a cada rato dice: ‘Por Zeus, estás es lo cierto.»

«Hay dos palabras fetiche: tolerancia y agresión. ¿Pero qué significan en realidad? Agresión significa aproximarse demasiado. Por eso Occidente ejerce la tolerancia a distancia, virtualmente. Somos solidarios con los africanos en África, no con los de nuestro barrio.»

«En EE.UU. puede ser una agresión tocar a alguien, mirarlo demasiado… Igual que queremos pasteles sin azúcar queremos a un prójimo descafeinado. En California la gran moda es un invento llamado Mastubatón: 400 personas se masturban en un lugar público, pero no tienen derecho a tocarse. La entrada cuesta 20 dólares y, por supuesto, el dinero se destina a una obra de caridad. Esa lógica masturbatoria es la que rige hoy las relaciones sociales. Vivimos en un solipsismo colectivo. Eso es también Internet: todos conectados pero todos aislados.»

«No nos dejemos atrapar en la trampa humanitaria, que es otra de las grandes ideologías de hoy. La caridad es ahora parte del capitalismo global y sus figuras principales son George Soros y Bill Gates. Su lógica es: te quito todo el dinero y luego te doy las vueltas. En esto sigo siendo marxista, pero lo que me interesa de Marx no es la lucha de clases, sino la lucidez con que señala las contradicciones del capitalismo.»

«Merecemos algo más que un capitalismo con rostro humano.»

«No me interesa la gente que está fuera del sistema, sino los marginales que todavía trabajan dentro. El gran ejemplo era Robert Altman» (Slavoj Zizek)

La realidad como creación de la mente

«Creo firmemente que todo lo que te ocurre en la vida es creación de tu mente, puede no venir de la forma literal en que la pensaste pero viene. Yo me convencí a mí mismo de lo que quería ser, me lavé el cerebro, le lavé el cerebro al universo. Como Muhammad Ali, que cuando tenía tres años decía que iba a ser el más grande de todos los tiempos y lo fue, porque dijo que iba a serlo y creyó en eso. Yo me convencí de que iba a cobrar millones de dólares por mi trabajo de actor, en 1995 me envié un cheque trucho por diez millones de dólares y seis meses después recibí una oferta por esa cifra. Pero antes de eso estuve tres años yendo todas las noches a la colina de Mulholland Drive, viendo Los Angeles a mis pies y repitiéndome que yo era el mejor actor del mundo. Tenés que estar convencido de que querés algo para que las cosas te pasen.» (Jim Carrey)