Estúpidos

En «Este es un título original» proponíamos un «Top 3» de los títulos para notas más usados por los medios argentinos. El listado fue enriquecido por los comentarios. Pero a todos se nos escapó un comodín, elegido sobre todo por periodistas políticos y económicos.

En «Edición i» de esta semana, volvió a aparecer: «Es [algo], estúpido». A veces se ve también entre signos de admiración.

No siempre en las notas se explica el origen del título, dando por sobreentendido que el lector sabe a qué remite. Quienes sí lo hacen, recuerdan a James Carville:

Corría el año de 1992, cuando Bill Clinton se disponía a bajarle la presidencia de Estados Unidos al papi del hoy presidente del país, cuando James Carville, uno de sus estrategas de campaña, colgó un cartelito en sus oficinas en Arkansas. El cartelito tenía solamente tres frases, en las cuales se resumía completamente la campaña: «Cambio contra ‘más de lo mismo'»; «No se te olvide el sistema de salud»; y «Es la economía, estúpido».

¿Cuándo se usa?

La contundencia de la frase que resume en una expresión el éxito de una estrategia asociada a una variable mayor y el descarte del resto, rápidamente pasó a caracterizar cualquier otra explicación omnicomprensiva.

Según Wikipedia el origen de la frase es anterior. Carville la deformó del principio KISS («Keep It Simple, Stupid» o «Mantenelo Simple, Estúpido»), que a su vez deriva de la frase de Einstein: «todo debería hacerse tan simple como fuera posible, pero no más».

Esta búsqueda en Google muestra los cerca de 30.000 resultados en español con variantes de la frase (a los que habría que sumar otros idiomas, como los 1.130.000 resultados del inglés).

En el muestrario de Google vemos, por supuesto, «Es la economía, estúpido», pero también «Es la Religión, estúpido», «Es la inflación, estúpido», «¡Es la democracia, estúpido!», «Es la comunicación, estúpido», «¡Es la conversación, estúpido!», «Es la juventud, estúpido», «Es la vivienda, estúpido» y otras variantes. Piensen una palabra, agréguenle «es la» antes y «, estúpido» después y seguramente alguien habrá titulado así.

Ahora, si cada título va a considerar como la única variable importante a la suya, descartando al resto, finalmente ninguna de las variables termina siendo excluyente. Si Estúpido quisiera hacerle caso a cada título que aparece, el pobre terminaría mareado…

Otra ventaja de los DVDs

Alquilé «Acción Mutante», la ópera prima de Álex de la Iglesia. Además del relato del director, fotos, el storyboard de la película y otros extras, el DVD tuvo un agregado fundamental para mí: los subtítulos en español.

Esta característica, presente en todos los DVDs, pero ausente en los videos y las proyecciones en las salas, significa para mí la gran posibilidad de ampliar mi cultura cinematográfica. ¡A partir de ahora voy a poder ver películas españolas!

Porque que haya visto films de Almodóvar, Saura o Amenábar no significa que verdaderamente los haya visto. Con suerte entendía la mitad de los diálogos. No por crípticos o demasiado elaborados, sino por falta de vocalización de sus intérpretes. Esforzándome un poco llegaba a comprender el farfulleo castizo de Grandinetti o Cecilia Roth (a Luppi no le entiendo ni en castellano).

Pero gracias a los DVDs puedo redescubrir al cine de la Madre Patria y volver a ver todas las películas que me parece que me gustaron, pero con el agregado de los subtítulos en español. ¡Y hasta se toman el trabajo de traducir los «veis», los «coño» y los «leches» al castellano!

Este es el tema principal de «Acción Mutante»:

[audio:http://www.simplenet.com.ar/mp/mpaniversario/28.mp3]

Por si no lo entendieron, acá agrego los subtítulos:

Veis, aquí estamos otra vez.
Veis, aquí estamos otra vez.
Acción, venganza, violencia, progreso.
Armados a conciencia asumimos el reto,
vengaremos a las víctimas del monte Taigeto.
Justicia ciega, justicia en braille.
Para feos y mutilados ha empezado ya el baile.
Empalamos culturistas, quemamos gimnasios.
En la sauna se cuecen: son gusanos.
Y con lámparas de escroto de ciclista
sobornamos al que tiende cuerdas de funambulista.
Somos peligrosos, somos guerrilleros.
Terroristas diletantes,
tiembla mientras puedas,
ésto no es un juego:
es ACCION MUTANTE.
Mens sana in corpore tullido.
Mens sana in corpore tullido.
Esta consigna nos mantiene siempre unidos.
Mutilación obligatoria, amputación por decreto:
queda prohibido ser un hombre entero.
Cojos, siameses, paralíticos, ciegos,
uníos a la causa, juntos venceremos.
El Capitán Silver y Zarpa de Acero
nos ven orgullosos siguiendo sus pasos
Podremos ser reyes, follar sin descanso.
Podremos ser héroes sin piernas ni manos.
Somos peligrosos, somos guerrilleros.
Terroristas diletantes,
tiembla mientras puedas,
ésto no es un juego:
es ACCION MUTANTE.
Haz como Johnny y coge el fusil.
Haz como Johnny y coge el fusil.
Mataremos guaperas con o sin ti.
Empuña las armas, vivan los muñones,
prótesis en alto, más amputaciones.
Violencia orgullosa e injustificada,
viola bailarinas, tenistas y chachas.
Engrasa tu silla, afila tu muleta,
cambia los cupones por la metralleta.
Rompe tus cadenas, ya no hay rejas,
es la hora del miedo y de la paraplejia.
Somos peligrosos, somos guerrilleros.
Terroristas diletantes,
tiembla mientras puedas,
ésto no es un juego:
es ACCION MUTANTE.