«Made in Argentina» 24 años después

Abril – junio de 1982 – Guerra de Malvinas – Mundial de fútbol

El patriotismo invade las calles. Todos lucen escarapelas y banderas argentinas. Es lindo y da orgullo ser argentino.

La revista Hum® refleja esta situación en el número de ese mes:

thumor1.jpg
click en la imagen para ampliar

Resumo para los vagos o cortos de vista: las banderas argentinas que agitaban al viento nuestros compatriotas ese año de guerra y fútbol estaban fabricadas en Hong Kong, una por entonces colonia inglesa. Haciendo click en la foto de abajo se puede ver que en el mástil figura la leyenda «MADE IN HONG KONG»

thumor2.jpg
click en la imagen para ampliar

Mayo – junio de 2006 – Plaza de sí – Mundial de fútbol

Casi un cuarto de siglo y siete mundiales más tarde, el 25 de mayo Argentina se comienza a cubrir de banderas y, con la llegada de la Copa del Mundo, todo se tiñe de celeste y blanco.

Los kioscos de revistas venden una pulserita para lucir en la muñeca los colores de la Patria. Muchas cosas cambiaron desde la década del ’80. Esta no:

tpulserita.jpg
click en la imagen para ampliar

El tema tabú

Hace ya cinco años la International Public Relations Association (IPRA) realizó un estudio a nivel mundial sobre transparencia en los medios.

En uno de sus ítem, «la tendencia de los medios a aceptar dinero para publicar una información», Sur y Centroamérica figuran quintos con apenas un 12%, contra un 45% de Europa Meridional.

Pero en el ítem «la tendencia de los medios a aceptar dinero para ocultar una información», Sur y Centroamérica encabezan la lista con un 41%.

Reconozco que el estudio no es flamante, pero dudo de que haya demasiados cambios al respecto. Aún así, no recuerdo, desde 1983 a la fecha, que un tema periodístico haya sido ignorado tan flagrantemente como la nota de tapa de la revista «Noticias» de esta semana, donde un influyente asesor de Kirchner cuenta cómo se manejaron los fondos de Santa Cruz.

Ningún medio importante se hizo eco de esta investigación, para nada menor. Ni siquiera los supuestamente opositores al gobierno kirchnerista.

Y hasta la misma «Noticias» jugó en contra. La revista salió dos días mas tarde (debido a un conflicto gremial en los talleres gráficos) y su sitio web recién se actualizó hoy. Aún así, publicaron sólo los primeros tres párrafos de la nota, como siempre hacen.

Morales Solá blanqueó este domingo que Jorge Fontevecchia es el único periodista con el que Kirchner confiesa tener una cuestión personal (¿cuestión personal? ¿qué significa?).

Sería bueno saber si el silencio de todos los medios y periodistas en este tema es impuesto o autoimpuesto o si obedece a otras razones (llámenme ingenuo si quieren). Y recordar un par de principios que aparecen en el Libro de Estilo del diario «El País», de España:

La aparición en otro periódico, antes que en el propio, de informaciones de importancia no es motivo para dejar de publicarlas o para negarles la valoración que merecen. [..]

y

EL PAÍS rechazará cualquier presión de personas, partidos políticos, grupos económicos, religiosos o ideológicos que traten de poner la información al servicio de sus intereses. Esta independencia y la no manipulación de las noticias son una garantía para los derechos de los lectores, cuya salvaguardia constituye la razón última del trabajo profesional. [..]

Los lectores, dice El País, cuya salvaguardia constituye la razón última del trabajo profesional.

Argentinos: los más liberales del mundo

Argentinos: los más liberales del mundo

(por Jorge Bernárdez y Diego Rottman) Quien lo hubiera dicho: la pacata sociedad argentina se ha vuelto quizás la más avanzada, liberal, permisiva y tolerante sociedad del mundo globalizado.

Lejanos quedaron los días de la vuelta a la democracia, cuando era motivo de indignación que Alejandro Romay pusiera al aire “Sexitante”, una suerte de revista porteña con mujeres casi tan desnudas como la actual conductora infantil Panam.

Comparémonos con el gran imperio americano: mientras en EE.UU. torquemadas vestidos de trajes caros censuran a los Stones y a los pechos de la hermana de Michael Jackson en el Superbowl, en nuestros canales la Salazar, la Pradón o la Jelinek exhiben para la familia argentina sus generosos cuerpos rebosantes de hormonas y cuentan cuántos centímetros les cerraron de los distintos orificios de sus cuerpos.

Los otrora homofóbicos habitantes de la ciudad de Buenos Aires han devenido en ciudadanos gay friendly, anfitriones de miles de homosexuales del primer mundo que vienen a recorrer San Telmo y a bailar tango. Esta ciudad, que allá por los sesenta les cortaba el pelo a los hippies, hoy lanza puñados de arroz sobre felices parejas de hombres que se dan piquitos tras la ceremonia de unión civil. “Secreto en la montaña”, que desató pasiones desenfrenadas en los Estados Unidos, aquí sólo fue vista como una película correcta pero bastante tibia.

Pero nuestra permisividad no se limita al sexo. El actual presidente de EE.UU. hizo de sus posturas morales, de su misa dominical, de su oposición al aborto y su condena a los homosexuales la clave para su triunfo electoral. Nuestro país, en el que el Estado sostuvo desde su Constitución la religión Católica Apostólica de rito romano, ya no es lo que era. En Argentina, la única candidata abiertamente católica no solo perdió, sino que su famoso crucifijo sufrió un proceso de encogimiento.

Así están las cosas: estamos más allá de todo. Superamos las barreras burguesas y miramos con nuevos ojos al mundo. Después de despreciar a los pobres de nuestra patria con apodos como cabecita negra, grasa, pardo y otros insultos del mismo calibre, ahora les damos un lugar para que coman en Puerto Madero.

Les decimos adiós a las marcas fashion y nos vestimos con el suéter de Evo Morales, la camisa de Chávez, la gorra del Che y el habano de Fidel.

Y si el resto del mundo todavía no alcanzó nuestro grado de conciencia, nos ponemos la bikini y nos paramos frente a los líderes del planeta a defender las límpidas aguas de nuestros ríos nacionales.

La democracia en Google

Google lanzó una nueva herramienta para medir las tendencias de una palabra clave en su buscador a lo largo del tiempo. El sistema no muestra los resultados de Argentina, pero pueden conseguirlos con el

Buscador de tendencias de «Malas Palabras»

que también incluye el acceso a resultados de otros países de habla hispana y Brasil.

Los gráficos demandan un mímimo volumen de personas que hayan realizado esa búsqueda, lo que permite inferir cuáles son los temas que le interesan a una sociedad (o al menos a sus usuarios de Internet) a lo largo de un período.

Kirchner, por ejemplo, arranca de cero en el segundo trimestre de 2004 y luego se mantiene más o menos constante:

kirchner.gif

La evolución de la palabra papeleras, en cambio, es diferente: Continuar leyendo «La democracia en Google»

Viagra y libertad de expresión

La Justicia determinó que el envío de spam, el correo electrónico (e-mail) transmitido en forma masiva y, por lo general, con fines publicitarios, es ilegal, y ordenó a una empresa dedicada a comercializar bases de datos a eliminar de sus listados toda información sobre dos abogados que, desde 2003, vienen solicitando sin éxito ser removidos de esas nóminas.

Dijo «La Nación» el 26 de abril. Hoy leo al pie de uno de los varios cientos de mensajes de spam que recibo (que logró pasar los filtros):

Este es un e-mail directo, legal, libre de virus y que consideramos de su interés, debido a que Ud. se ha contactado alguna vez con nuestra organización, ha sido referido por alguien o nos ha enviado algún tipo de información, tanto Ud. como otros citando su nombre. De acuerdo con la nueva Ley argentina Nº 26.032, cuyo texto se encuentra en aquí, la libre distribución este e-mail está autorizada por tratarse de propósitos de información, sin embargo, y si le hemos causado alguna molestia por el mismo, le rogamos acepte nuestras disculpas.

No es la primera vez que leo este texto, pero es la primera vez que veo que ponen el link a la ley de la que hablan. Seguí el link:

ARTICULO 1° — La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.
ARTICULO 2° — La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.
ARTICULO 3° — Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Desde la ignorancia pregunto:

¿Los emails ofreciendo Viagra y los compilados imperdibles de MP3 están amparados por la Ley 26.032? ¿No entra en conflicto la sentencia antispam con esta Ley?

Tres bloguers se hacen escuchar

Cada vez que leo en un diario o una revista sobre el «fenómeno de los blogs» vuelvo a pensar que esos artículos están condenados al fracaso: a los que visitan o escriben blogs no les aportan nada nuevo (salvo ver su nombre impreso y escribir un post recomendando el artículo) y a aquellos que no saben de qué se trata, no logran seducirlos. Pienso que la pregunta principal para estos últimos nunca queda del todo respondida: ¿por qué son tan geniales los blogs?

Hoy a la mañana, por tres carriles diferentes, me llegaron ejemplos de «blogs en acción». Los blogs no tienen necesariamente que tener una función, pero en este caso hubo tres posts que están transformando la realidad con la palabra. Continuar leyendo «Tres bloguers se hacen escuchar»

Jack Bauer, el héroe que tortura

Hoy Clarín se hace eco de una campaña publicitaria de las tiendas chilenas «Ripley» donde cuerpos encapuchados y atados servirían para vender jeans:

Campaña de Ripley

Los avisos fueron retirados o modificados, aunque la agencia insiste en que ve más una semejanza con De la Guarda que con la tortura. Lo que se puede intuir es que en McCann-Erickson (Clarín, lo escribiste mal) quisieron ser transgresores pero no pagar el costo que la transgresión implica.

Primero fue el rock, después el sexo y ahora las drogas: todos esos tabúes fueron cayendo en los medios. Si con CSI estamos acostumbrándonos a ver cadáveres (aunque Anthony Zuiker remarque que muestran los cuerpos menos directamente que en las primeras temporadas), la misión de 24 es naturalizar la tortura. Continuar leyendo «Jack Bauer, el héroe que tortura»