Desprolijo minibalance 2016

Proeza: las dos series producidas por Louie CK (Horace & Pete y Better Things)

Decepción: Black Mirror

Peor serie: 11.22.63

Episodio: S01E07 de Vinyl

Foto:

Serie subvalorada: Braindead

Actor: Tony Shalhoub (Red Wheatus en Braindead)

Hallazgo: el “Previously” de Braindead por Jonathan Coulton

Disco: Bust Free

Canción: Kill the lights

Podcast: La casa del transformador

App: Showbox

Sitio: Magnet

Transgresión:
CrWfRgTXgAEQHJE

Nota: The Playlist Professionals At Apple, Spotify, And Google

Libro: Irrupciones, de Levrero

Logo:
CpJKRWJWgAE_i_g

Cuentas de Twitter: @cl_diff y @ln_diff

Programa periodístico: “Last Week Tonight”

Three lists about BuzzFeed’s serious journalism | Poynter.

A little more than a year ago, BuzzFeed made the leap into the realm of serious journalism. It hired some known journalists and a lot more hungry young writers, expanded its verticals, and announced a plan to create serious content to go alongside the site’s trademark clever lists.

Now, with BuzzFeed creating a home for its long reads, building a business vertical and trying to figure out how to expand into breaking and international news, it’s a good time to assess.

BuzzFeed Editor-in-Chief Ben Smith interviews U.S. Sen. Marco Rubio in February (Screengrab from BuzzFeed video)

BuzzFeed Editor-in-Chief Ben Smith told me in a phone interview that he’s mostly pleased. “I’m psyched about the amount that we’ve been able to punch through,” Smith said. “We are advancing stories. I think that’s what we want to do.”

He emailed me a list of what he considers BuzzFeed’s greatest hits, including Rosie Gray’s story on the GI Bill not working, McKay Coppins’ coverage of Mitt Romney’s Mormon faith and Reyhan Harmanci’s profile of an anonymous Google contractor who had to look at porn and violence all day.

  • On hiring: Smith says he looks for people who are fearless, have raw talent and aggression and take themselves “seriously in a good way.” Also, he doesn’t hire big names for the sake of their star power. “I hired Michael Hastings because he’s a workaholic, not for his name or his good looks.”
  • Current size of the staff: 225 people with roughly 80 working for Smith on the editorial side, making it larger than most mid-size newspapers.
  • The 2012 presidential election was BuzzFeed’s year. “Presidential elections are unique. Every cycle there is a news organization that breaks through. That was our cycle.”
  • You may not be in the target audience. “Most of our stories are written for someone who cares about the Twitter front page. Not all of them, but many of them.”
  • Good stories succeed wherever they are, but entertainment stories rule: “Good stories get a lot of readers. That’s true across journalism and history. But more people care about entertainment. A greatBeyonce story will get more attention than anything else.”

I interviewed two staffers who work for Smith, reporter Rosie Gray and political editor McKay Coppins. They described a creative, exciting environment where they have a lot of freedom to select their own stories and ignore the competition, two workplace benefits that would make lots of other journalists jealous.

  • They’re still a little sensitive about their serious efforts not being seen as a novelty. “A year ago we started doing serious journalism,” Gray, who is 23, told me. “We have to combat the idea that we are just about fun lists.”
  • Three days is a long time to spend on a story. Gray and I first talked about her piece on foreign governments using NGOs to disperse propagandawithin in the United States. “It took like two days to report. I spent Monday, Tuesday and Wednesday focused on it. We published it on Thursday. That’s a long time. I don’t usually take that long.”
  • They get it that their target audience is not Mom and Dad. Coppins, who is 26, told me: “It’s clear that we are having some success in producing serious, in-depth journalism in a way that is digestible for people who spend all day on the internet.”
  • Why BuzzFeed is like a Parisian café. Quoting BuzzFeed founder Jonah Peretti, Coppins explained the site’s philosophy this way: “You have people sitting at a table reading philosophical text, a religious text, or a newspaper and sometimes they stop to pet a dog that walks by.” On the day we talked, the Top 5 stories on the site illustrated that outlook.
    1. A story about how “The Bible”‘s Satan character looked like President Obama.
    2. A piece about how folks discussed gay marriage at CPAC.
    3. 13 ways Republicans Can Win The Internet.”
    4. A classic: “23 Kitties Of Congress.”
    5. And rounding out that list was a scoop about Democratic activists who sneaked into CPAC hoping to catch attendees jeering Ashley Judd.

Yet BuzzFeed isn’t quite the major player it wants to be. The site has yet to prompt a major investigation, resignation, firing or any of the other measures of watchdog impact. Some of that’s because it just hasn’t been in the game long enough. Eventually that will happen. BuzzFeed will have the equivalent of Deadspin’s Manti Te’o moment. Here are three things I’m looking for in the evolution of BuzzFeed during its second year of grownup journalism.

  • Stronger editing. With with the exception of BuzzReads, the long pieces especially need more structure and precision. Some stories run 6,000, even 7,000, or 10,000 words. That’s New Yorker length. If you want to write that long, you have to make it that good. So pieces like this one on a staffer’s sleep disorder, which Smith named one of the highlights of 2012, need to be rethought. It’s not a bad piece. But a rigorous editing process ensures that the story has a tight-enough architecture to move it along and keep the reader engaged. BuzzFeed’s long reads have to be even better than that, because they might compete with a banner teasing absurd items of clothingor a story predicting which character will die next on “The Walking Dead.”
  • Mentoring and growing expert journalists. The benchmark of a journalism staff is not how great they are today but how much each individual can continue to grow. Some of this comes through the editing process described above. Writers get better by writing a lot, which BuzzFeed writers do, and by working with transformational editors. Writers also grow through developing expertise, critical thinking skills, and doing increasingly sophisticated analysis that works. Writers also have to be allowed to occasionally fail, or start working on pieces that never make it through the publication process.
  • Getting the attention of people who make things happen. When Anne Hull and Dana Priest wrote their Washington Post series on thefailures at Walter Reed Medical Center, people in Congress introduced legislation to shake things up even before their constituents started writing. Even though some of the issues BuzzFeed takes on have that potential, the stories aren’t delivered with the authority and heft and that compels people in charge to respond. BuzzFeed Brews has the potential to become a placeserious politicians go to have serious and cool conversations.

BuzzFeed’s journalism model is a bit like ESPN’s, an organization I’m familiar with. They both produce a large volume of highly entertaining information, sprinkled with some regular journalism and some high-end stuff. BuzzReads reminds me of ESPN’s 30 for 30 film documentary series, not least because both are produced mostly by outsiders. BuzzFeed should occassionally free its writers to do that level of work.

I was asking Smith to describe the difference in traffic between the serious journalism and the silly stuff. That’s an artificial distinction, he told me. There’s a way to make a serious or poignant statement that people want to share. In an email exchange after our phone conversation, he pointed out that a political piece will reach hundreds of thousands, while animals reach millions, but perhaps the greatest hit ever on BuzzFeed was an aggregation of the most powerful photos of 2011. “Do you think it’s unserious?” he asked.

And that may be the point. It’s emotionally powerful. It took a skilled editor to assemble it. But it doesn’t change anything. The sheer size and growth of BuzzFeed gives it the opportunity to be a major player in American journalism for years to come. To fully step into that role, BuzzFeed will need to harness its existing genius of poignant aggregation, and apply it to the creation of new information. BuzzFeed has the potential to invent a new form of journalism.

Steve Kandell, who edits BuzzFeed’s longreads, disagreed with my assessment that there is too much distance between BuzzFeed staffers and what he is producing with the help of outside writers. He pointed to BuzzFeed’s work last week covering the Supreme Court’s consideration of the Defense of Marriage Act.

“From where I’m sitting, there’s a lot of editing, a lot of mentoring, and I just watched our entire DC bureau work on nothing but the DOMA case all last week, which seems pretty deep to me, as an observer,” he wrote in an email.

Later this year when the Supreme Court announces its rulings in the gay marriage cases will be a good test for BuzzFeed. Can it create and aggregate in a way that furthers understanding, advances the conversation and influences those in power?

BuzzFeed doesn’t really need to make great journalism to be successful. But journalism sure could use the boost a fully formed BuzzFeed would give it.

Three lists about BuzzFeed’s serious journalism | Poynter..

Las noticias más retuiteadas de los medios argentinos

A partir de de la buena idea del blog español 233grados que analizó las noticias de los medios españoles que tuvieron más retuiteos, hice una versión local. Están ordenados por el número de retuits que tuvo su tuit más retuiteado. Se incluye el número de seguidores a modo orientativo.

C5N – 245.382 seguidores

733 retuits

TN – 262.370 seguidores

342 retuits

La Nación – 244.495 seguidores

290 retuits

Crónica – 41.475 seguidores

288 retuits

Olé – 211.344 seguidores

228 retuits

MSN – 24.428 seguidores

185 retuits

Perfil – 78.259 seguidores

167 retuits

Libre – 32.953 seguidores

124 retuits

Clarín – 171.778 seguidores

95 retuits

Infobae – 144.117 seguidores

75  retuits

Sorprende que dos medios tan populares en la web, como Clarín e Infobae, con tantos seguidores tengan tan poco poder de retuiteo. En el extremo opuesto, MSN, Libre y Crónica, con pocos seguidores, logran muchos retuits.

Lideran las señales de noticias con muchos retuits, pero también seguidores.

Meritorio lo de La Nación que, sin el apoyo de un canal de tv o de un medio muy masivo, logró gran cantidad de seguidores y de retuits.

En relación al contenido, se mezclan links a noticias, frases reuiteables y concursos. No siempre el retuit implica empatía: en el caso de Libre mucha gente repitió el tuiter a modo de crítica. Algo parecido puede haber pasado con Olé y Crónica, donde también se mezclan los retuits irónicos.

Nace una vedette

No sé si será un momento histórico o qué, pero en los rankings de las noticias más leídas de los principales diarios digitales figura la visita de Beatriz Sarlo en 678, a dos días de producirse:

En Clarín:
 

En Perfil:

En La Nación:

El fenómeno es curiosísimo. Para empezar, es una temática inusual de por sí: lo que rodea a la visita de una intelectual a un programa sobre medios. Pero además este tipo de noticias no suele trepar hasta los artículos con más lecturas. Lo excepcional continúa porque no hay una, sino tres de cinco noticias sobre el mismo tema en La Nación y cuatro de diez en Perfil en el listado de las que tuvieron más visitas. Y en el caso de La Nación dos de ellas superan a la de Juanita Viale, tema más nuevo y más masivo por decenas de razones.

En medios digitales, donde la norma para conseguir muchas páginas vistas dicta que hay que poner culos y tetas, un debate político demostró que hay otras opciones. Pero nosotros ya lo anticipamos hace cinco años, cuando propusimos una revista que, en lugar de mostrar cuerpos desnudos de mujeres como Playboy, mostrara mentes femeninas al desnudo. El título: “Ratones de Biblioteca”. La chica de tapa: compruébenlo ustedes mismos.

¡Feliz 2010!

Que los especialistas en contarnos lo que está pasando no sepan en qué año estamos es un mal síntoma. Al momento de escribir este post, mediodía del 3 de enero de 2011, casi todas las ediciones digitales de los diarios online de Argentina consideran que estamos en el año pasado. Basta con ir al final de cada home page para comprobarlo:

Clarín

La Nación

Tiempo Argentino

Perfil


Aplausos para el webmaster de Página/12, que seguramente implementó un sencillo script de una línea para que cambie el año del copyright automáticamente tomando la fecha del servidor:

Desprolijo minibalance 2010

Software: Spotify
Programa de tv: Breaking Bad y Mad Men
Gadget: Kindle
Mejor blog de autor: Il Corvino
Mejor blog informativo: Arturogoga
Herramienta de Twitter más útil: Twitter Times
Fenómeno periodístico: Revista Orsai
Programa de radio: Tom Schnabel (KCRW)
Sitio web más útil: EZTV
Happening: Festival Pantalla Chica
Disco nacional: Pesebre
Playlist: Banda de sonido de Treme (Spotify)
Película: Shutter Island
Libro: La felicidad paradójica
Sitio nuevo para periodistas: Chequeado.com
Rescate: la colección de Hortensia en Hortensia.com.ar

Hallazgo de Revista Noticias

Noticias ofrece esta semana una nota sobre los hijos de Néstor y Cristina.

Más allá del contenido, es digno de aplauso que esta vez lograron poner al verdadero Máximo Kirchner en tapa, a diferencia de septiembre de 2005.

Por esos días, el hijo del presidente era “misterioso”:

Tan misterioso que pusieron en tapa a otra persona, Marcelo Martínez Casas, por entonces gerente de Asuntos Legales de Canal 9.

Unos días después, revista Veintitrés se mofó del error:

Lo curioso es que, para armar el post, fui al viejo sitio de Noticias para conseguir la imagen de tapa de esa edición, la 1500, y, para mi sorpresa, encontré que fue reemplazada por otra:

Tampoco tuve suerte en el sitio nuevo: el archivo pasa del número 1549 al número 1473. Casualmente la edición 1500 está extraviada…

(Lo mismo que con el archivo de la Revista Paparazzi, que arranca justo un número después de la ominosa tapa de Javier Portales)

¿Quién dijo que todos los obituarios son elogiosos?

La muerte de Massera logró unificar las miradas de toda la prensa argentina. Pese a que los obituarios tienden a ser contemplativos con el fallecido, todos condenaron al almirante procesista. Hasta el reaccionario La Nueva Provincia ensayó una necrológica tibia para lo que es su línea editorial:

[…] En el plano político el Proceso de Reorganización Nacional resultó, a la postre, un fracaso tanto más ostensible cuanto que nunca antes se habían dado entre nosotros las condiciones para que un gobierno sentase las bases de una Argentina distinta. En cambio, las rencillas absurdas entre los miembros de la primera Junta de Comandantes y la incapacidad para acometer los cambios de fondo que la Nación pedía a gritos, hicieron que la empresa política epilogara de manera lastimosa. En ese terreno, no lo que hizo la Junta –cualquiera sea el juicio que nos merezca– sino lo que, con el enorme poder del gobierno militar, dejó de hacer, signará para siempre a sus integrantes.

Hasta Clarín y Tiempo Argentino pudieron coincidir, al fin, en algo:


El la tapa de su edición impresa, Clarín tira por la borda las cinco doblevés y la pirámide invertida y en la noticia “Murió Massera” omite el término murió en título, volanta y las primeras frases del copete. Recién en la última frase, penúltima línea, se acuerda de decir que murió:

Un ejemplo para las escuelas de periodismo sobre lo que no hay que hacer. Menos grave, La Voz se quedó sin sinónimos de dictador y puso en su edición digital:


Ya corregido, ahora se lee “Murió Massera, uno de los máximos represores de la última dictadura”.

Curiosamente, en los primeros minutos, los más moderados fueron los de Página/12. El diario que tuvo siempre como bandera la defensa de los Derechos Humanos, que publicó y publica avisos conmemorativos a los familiares de los desaparecidos, tituló así en su versión online:


Apenas “uno de los tres integrantes de la primera Junta Militar”…

Pero, para copiar a mi amigo Samurai Jack, el “Premio Cabeza de Termo” del año se lo lleva el redactor de Crónica que en el segundo párrafo de su nota escribió:

Una de las cosas que debio hacer apenas entró a las FFAA fue tirarle la goma a medio regimiento, por su puesto que se tragaba la lechita y tenía fama como una de las bocas mejor cuidadas (no tenia caries) del pais

En Twitter muchos festejaron la frase como una boutade del diario fundado por Héctor Ricardo García, cuando en realidad no fue más que la ineptitud de un cronista que no solo refritó de una versión vandalizada de Wikipedia, sino que fue incapaz de revisar lo que estaba publicando.

Por último, no queda claro por qué La Nación cerró los comentarios de los lectores con la muerte de Kirchner y ahora, con la de Massera los dejó abiertos. Una lectura de esos mensajes, sumados a los avisos fúnebres de mañana, serán la única voz disonante dentro del consenso condenatorio de la prensa de ayer y hoy.

No ticias

Todos los días los diarios y sus versiones online se pueblan de este tipo de informaciones que, pese a no cumplir con las características de noticiabilidad, muchas veces están entre las más vistas.

1) Noticias horóscopo

El título y la foto nos lleva a leer sobre una posible candidatura de Ricardo Fort a la Presidencia de la Nación. La bajada dice que “quizás dentro de 20 años”. También quizás dentro de 20 años sea un holograma, o pobre, o talentoso, o heterosexual.

2) Último momento: una chica desnuda

El clásico de los medios online: chicas con poca ropa bajo una excusa informativa. Protestas ecológicas, calendarios para caridad, declaraciones polémicas, romances inventados, todo vale para este gran sumador de page views.

3) Efemérides rebuscadas

Ya de por sí los aniversarios son una excusa pobre para interminables homenajes (si caen en domingos, feriados o enero, mejor). Pero la convención acepta para estas artimañas los números redondos. Pero ¿”a cuatro meses de su fallecimiento”, como se ve en la volanta de esta nota?¿Que sigue?¿”A 19 semanas del bar mitztvá de su sobrinito”?

4) Fuentes bien informadas aseguraron que estamos vendiendo cosas

Aunque les suene raro a las nuevas generaciones de periodistas, hubo un tiempo en el que las publinotas eran vergonzantes para los medios. Esos artículos que los diarios publican para vender subproductos eran considerados poco éticos, una intrusión de la publicidad en el periodismo, y se rotulaban como publicidad o aparecían con una tipografía diferente.

5) La capilaridad de la nada

A partir de una noticia trivial se genera una polémica, que se extiende a lo largo de toda la semana. Los últimos estertores dan pena. Pero si se necesitara, todavía se puede prolongar. Por ejemplo, a esta frase de Ortega pueden seguirle los siguientes retruques: “De Ortega dijeron que era borracho”, “De Messi sí dijeron que arruga en los Mundiales”, “Decir mariconcito es de puto”, “El INADI condena el uso de la palabra mariconcito”, etc.

Un nuevo genero periodístico: la “notuitcia”

Debe ser la primera vez a nivel mundial que un diario de la importancia de Clarín pone a un sitio web como título principal de tapa.

Ni en la época de la burbuja de las puntocom Clarín dio semejante relevancia a una empresa de internet. Pero Twitter no es el sujeto de la noticia sino el canal que utilizó el protagonista para comunicarlo. Es cierto que una de las 5 doblevés es el “dónde”, pero incluirlo en el título no es inocente. ¿O acaso Clarín titula “Néstor Kircher dijo por teléfono…” o “Hugo Moyano amenazó en un programa de radio”? La intencionalidad es desmerecer la vía de comunicación elegida por la presidenta (“Así ocupó el día libre de su agenda en Nueva York”), pese a que la voluntad de que cobraran difusión sus declaraciones fue un éxito.

Hace unos meses “The New York Times” recomendaba no abusar de las palabras Twitter o twittear. Según Phil Corbett, el editor de estándares del New York Times, los escritores de su diario habían usado el término como verbo o como sustantivo 18 veces en artículos durante un solo mes, en diferentes secciones. Algo que vemos cada vez más seguido en medios locales y de lo que la tapa de Clarín de hoy es el súmmum. Dice Corbett:

Un examen es preguntarse a ustedes mismos si la gente fuera del grupo meta (de su artículo) emplea regularmente el término en cuestión. Mucha gente utiliza Twitter, pero muchos no;mi suposición es que pocos en este último grupo usa la terminología “tweets” o “tweeting”. Algún día, “tweet” puede ser tan común como “e-mail”. U otro servicio puede desplazar a Twitter el año entrante, y la palabra quedaría en el olvido. (Por supuesto, tampoco ayuda que la palabra se vea tan inheremente tonta).

Cada vez más es noticia lo que alguien dijo más que lo que hizo. Ahora, con casi todos los famosos en Twitter, eso convierte cada tuit en una noticia potencial. ¡Y ni que hablar de cuando dos tuiteros discuten entre sí! Por lo que estas notuitcias (noticias generadas a partir de tuits) serán cada vez más frecuentes. Y las equivocaciones también.

Seguramente hoy muchas personas volverán a preguntarse qué es eso de Twitter. Y volverán a no entenderlo. Mientras tanto, gracias a la publicidad gratuita del enemigo número 1 del gobierno, la presidenta habrá conseguido muchos nuevos seguidores de su discurso sin la necesidad de que un medio como Clarín tenga que intermediar entre ella y los que quieran escucharla.