La mosca en la botella

Existe un término en la producción de series televisivas llamado «bottle show» (no sé si existe un equivalente en español). Cuando en una temporada se gastó más de lo presupuestado o bien se piensa gastar más de lo pautado en episodios futuros, se realizan estos episodios de bajo presupuesto para balancear los costos. En estos capítulos hay pocos actores, o pocos escenarios, la consigna es que sea barato. En los bottle shows se sacrifica espectacularidad o elenco, pero se arriesga más en las actuaciones o el guión. Muchas veces esos capítulos pueden eliminarse de la temporada y la trama no se ve afectada. En la entrada sobre el tema de Wikipedia se dice que, por sus características, o son los mejores capítulos o los peores, los fans los aman o los odian, sin término medio.

Uno de los episodios más claramente bottle es el de Seinfeld en el restaurante chino. Con apenas un decorado, los protagonistas esperan que les asignen una mesa. House suele tener al menos un programa así por temporada.

En el ranking de los mejores bottle shows debería figurar el capítulo 10 de la tercera temporada de Breaking Bad, llamado «The fly» («La mosca»), donde los dos protagonistas pasan una hora tratando de matar a una mosca dentro de un laboratorio (no doy más detalles para los que no llegaron a este capítulo), como una persecución entre el Coyote y el Correcaminos de la vida real.

Esta escena de cuatro minutos resume con justicia el espíritu del capítulo (recomiendo verlo en pantalla completa):

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

Ahora, la caída está hecha en una sola toma, en ningún momento se nota el cambio del doble por el actor (y no creo que el protagonista se haya arriesgado). Para los que tienen poco tiempo, acá pongo el fragmento de 19 segundos.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

¿Alguien tiene idea de cómo la filmaron?

La Rosa Purpura de El Cairo

Imagínense a James Gandolfini mandando a matar gente como su personaje de Tony Soprano. O al nabo que protagoniza Numb3rs aplicando la matemática para cualquier situación de su vida cotidiana. Eso es precisamente lo que hace Charlie Sheen, que decidió tomarse tan en serio a su personaje Charlie Harper de «Two and a half men» que a esta altura no se sabe si es más graciosa la serie o las noticias sobre su vida.

«Two and a half men» es una de las pocas sitcoms tradicionales que van quedando y su estructura es similar todas las semanas: un mismo episodio repetido una y otra vez con variantes donde interactúan dos hermanos, Alan, divorciado, pusilánime y tacaño y Charlie, soltero, millonario y vicioso. El programa ya va por su octava temporada y es uno de los más vistos de EE.UU.

Tanto el Charlie de la ficción como el de la vida real salen con decenas de mujeres gratis y pagando, se emborrachan y ganan (y gastan) fortunas. Cada día Charlie Sheen le regala noticias escandalosas a la prensa sensacionalista. Una noche de trampa, para despistar a los papparazzi decidió disfrazarse, en lo que fue calificado como «El disfraz más tonto jamás visto»:

¿En serio creía que con esos bigotes iba a engañar a sus perseguidores? Si hacen esto en una sitcom es poco creíble.

En un nuevo episodio del Charlie de la vida real, una actriz porno a la que había invitado a una orgía de 36 horas declaró que estaba embarazada, aunque no sabe si es de él o no.

Y mientras entra y sale de clínicas de rehabilitación, declara que no grabó nunca un episodio borracho y aconseja que no lo imiten, lucha para que lo dejen grabar nuevos episodios de la serie. “Me he curado muy rápidamente, pero también me descontrolo fácilmente, así que aprovéchenme ahora muchachos”, advierte.

Al final de cada episodio de Two and a half men, su creador Chuck Lorre, muestra durante un segundo sus Vanity Cards, minitextos con sus pensamientos sobre la vida. En la de la última semana escribió:

Hago ejercicios regularmente. Como cantidades moderadas de comida sana. Me aseguro de descansar lo suficiente. Veo a mi doctor una vez al año y a mi dentista dos veces al año. Me paso hilo dental cada noche. Me hice radiografías del pecho, tests cardiovasculares, electrocardiogramas y colonoscopias. Veo a un psicólogo y tengo una variedad de hobbies para reducir el stress. No bebo. No fumo. No me drogo. No tengo sexo irresposable, alocado, con extraños.

Si Charlie Sheen me sobrevive, voy a estar realmente disgustado.

Desprolijo minibalance 2010

Software: Spotify
Programa de tv: Breaking Bad y Mad Men
Gadget: Kindle
Mejor blog de autor: Il Corvino
Mejor blog informativo: Arturogoga
Herramienta de Twitter más útil: Twitter Times
Fenómeno periodístico: Revista Orsai
Programa de radio: Tom Schnabel (KCRW)
Sitio web más útil: EZTV
Happening: Festival Pantalla Chica
Disco nacional: Pesebre
Playlist: Banda de sonido de Treme (Spotify)
Película: Shutter Island
Libro: La felicidad paradójica
Sitio nuevo para periodistas: Chequeado.com
Rescate: la colección de Hortensia en Hortensia.com.ar

Los Simpson y la ilusión del Caballo de Troya

Para el capítulo de esta semana de “Los Simpson” sus creadores invitaron al graffitero Bansky a que recreara con su mirada la clásica presentación del programa. Esto fue lo que quedó:

Los medios de todo el mundo se sorprendieron y congratularon con la “provocativa” y “transgresora” apertura. La serie se atrevía a criticar sus propios modos de producción y hasta a la cadena que los albergaba. Sobrevolaba la idea del Caballo de Troya: destruir al poderoso desde adentro.

Que diarios conservadores, tradicionalmente voceros de las grandes corporaciones, destacaran el gesto da que pensar si la movida fue tal o, en cambio, otra de las acciones de prensa a las que nos tienen acostumbrados Los Simpson, como Apple y como Google, equivalente a invitar al creador de Facebook la semana anterior.

El dilema se despeja leyendo una entrevista que Al Jean, productor ejecutivo de Los Simpson, le dio al New York Times. El diario se pregunta cómo “después de toda esa burla, los productores fueron capaces de conservar sus empleos”. Jean responde “todavía no fuimos despedidos, lo que es una buena señal”. El periodista le pregunta: “Aun comparado con como Los Simpson se han burlando de la Fox en otras oportunidades, pareciera que esta vez llevaron las cosas a otro nivel, ¿estás seguro que no hay nadie descontento con esto en la escalera corporativa?” A lo que Jean responde jocoso: “Pienso que tenemos el derecho de decir que los agujeros de los DVDs son hechos por unicornios tristes”. Y como si no alcanzara, aclara: “nada de lo representado es verdad, debería ser obvio, pero debo remarcarlo enfáticamente”. Jean cierra la entrevista explicando que el logo de Fox rodeado de alambre de púa fue aprobado por la cadena y que cosas como estas “hacen de Los Simpson lo que son”.

El programa de animación más famoso y longevo sobrevivió haciendo este tipo de críticas porque su estructura lo permite. Como Dilbert es exitoso porque todo jefe piensa que “el jefe es otro”, los Simpson pueden burlarse de todo y de todos porque después las cosas vuelven a “la normalidad”, al statu quo. Homero vuelve a ser Homero, Bart vuelve a ser Bart y Gorgory vuelve a ser Gorgory. En eso se emparienta más a las viejas sitcoms tipo “El show de Dick Van Dyke” que a las modernas series tipo “Mad Men” o “Breaking Bad”. Pero peor, porque hace creer que es crítico de las instituciones y el poder.

Lo que empieza como una supuesta denuncia a las condiciones laborales de los animadores del programa y de las fábricas de merchandising termina con unicornios y osos pandas, un modo de exagerar la acusación para quitarle veracidad con la excusa de hacerla más graciosa.

El propio Jean fue víctima de la Fox, cuando le levantó su genial creación “The Critic”, lo que no impidió que siguiera vinculado a la cadena como escritor y productor ejecutivo de Los Simpson. Matt Groening padeció el levantamiento de Futurama también en Fox, lo que no impidió que mantuviera allí “Los Simpson”. Y seguramente ninguno de los dos acuerda con la mirada política de Fox News. En ninguno de los dos shows levantados fueron las letras (el contenido, el mensaje, las denuncias) lo que provocaron que estos programas dejaran de existir, sino los números (rating, costos). Las corporaciones saben que lo mejor en estos casos es dejarlo pasar, que la semana que viene habrá otro capítulo diferente y la gente se habrá olvidado de las fábricas que explotan menores, los animadores surcoreanos y el fascismo de la Fox. Eso sí, tal vez recuerden vagamente que un unicornio agujereaba DVDs.

Distinto es South Park, con una estructura preparada para ser revulsiva, ofendiendo a lo largo de su historia a diversos grupos, lo que le valió una amenaza de muerte de un grupo musulmán y hasta un atentado. Todo un símbolo de la diferencia entre ambos programas fue la placa de apoyo que Los Simpson pusieron en otra apertura luego del atentado:

“South Park: estaríamos con ustedes si no estuviéramos tan asustados”.

La cultura que nos perdimos

El Capitan Intriga me propone un post a partir de los programas de tv adentro de los programas de tv que podrían haber funcionado, como por ejemplo, “El Show de Krusty”, de Los Simpson o “TGS” de 30 Rock.

¿Quién no se quedó con las ganas de ver más de “When the Whistle Blows”, la falsa sitcom de Extras, con la muletilla «Are You Having a Laugh?» del personaje de Ricky Gervais?

En EE.UU. el género de las obras falsas está bastante desarrollado. Y no se limita a programas de tv, sino también a películas inexistentes. Por ejemplo, todas las que aparecen en Seinfeld, como “Rochelle, Rochelle”, “Prognosis Negative” o “Sack Lunch”. Hay una página dedicada a listarlas a todas.

En la misma línea están las películas inventadas en las que actúa Vincent Chase, el joven actor de “Entourage”, como “Acquaman”, “Medellin” o “Queens Boulevard” que hasta tienen posters creados por fans o por HBO.

Y también los geniales sitios web, posters y trailers de las falsas películas que abren Tropic Thunder: “Scorcher VI”, “Simple Jack”, “The Fatties Fart 2” y “Satan’s Alley”.

Para el interesado en el tema, hay un inmenso listado de films truchos acá.

De los argentinos, recuerdo tres programas de tv que transcurrían en radios: “LR13 Radio Amor”, “¿Dónde estás amor de mi vida?” y “La banana”/”La hormiga loca”, sketch de los uruguayos. También los canales de tv de “Los Pells”, “Primicias” y “Mesa de noticias”. Los falsos diarios y revistas de “Ruggero”, “Los hermanos Torterolo”, “Lalola”, “El loco Chávez”, “Todos contra Juan”. Y la bibliografía completa de José Máximo Balbastro, autor apócrifo creado por Jorge Dorio y Martín Caparrós para “El monitor argentino”.

¿Me olvido de alguno?

ACTUALIZADO: con tres de los cuatro trailers de las falsas películas de Tropic Thunder

Paternalismo

Jenna: Has creado a dos Lizzes, la Liz normal y la Liz actriz. [A la actriz] tienes que mentirle, consentirla, protegerla del mundo real.

Jack: Lo entiendo. Tratarla como el New York Times trata a sus lectores.

¿Para cuándo YouTube en los Martín Fierro?

-¿A qué le atribuís el reconocimiento que tuvo el programa [“Peter Capusotto y sus videos”] en los últimos años?

-No tengo ni la más pálida idea. Quizá tuvo que ver con una coincidencia histórica y técnica, que es que el programa se empezó a dar en televisión abierta cuando se produjo el auge de YouTube. Una manera de ver televisión, de interactuar con el programa para descubrir qué es lo divertido o lo interesante para subir a la red, que potencia, que amplifica lo que hacen los seguidores. El formato del programa, con fragmentos limpios de entre 4 y 6 minutos, se adapta perfectamente para ser subido a Internet. Esto es algo que a mí me parece fabuloso; no creo que les parezca lo mismo a los anunciantes ni a los canales, pero a mí me parece bárbaro que la gente pueda liberarse de los horarios rígidos para ver un programa. Es muy interesante cómo esta práctica reemplaza al boca a boca. Si alguien ve algo que le gusta, no te lo cuenta, sino que te manda el link. (Pedro Saborido)

Parto al revés

– ¿Cuál es el mayor insulto?

-  Al parecer uno que se ha hecho corriente y que yo no manejo: andá a la c…de tu madre. Es la negación del insulto porque es de donde uno ha salido y el origen noble que tuvo. Es un contrasentido que se quiera putear con eso, un desajuste desde el punto de vista de la puteada y una grosería mayor. A mí no me preocupan las groserías verbales, pero cuando se hacen frecuentes como veo en un teleteatro como Botineras, me parece excesivo. También pasa en un programa de radio, que parece hecho por una especie de cloaca incesante. Lo censuraría en defensa de la puteada, porque la puteada es un bien de la lengua que se debe preservar para momentos contundentes. Y no hay que pervertirla ni banalizarla, como se hizo con la palabra boludo, que inicialmente tuvo un valor descalificativo y hoy no tiene nada. En cambio, pelotudo ha mantenido un peso específico natural. (Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras)

A quién seguir en Twitter (IX)

Especial famosos argentinos

Hará cosa de dos meses, y a raíz del bombardeo mediático, los famosos se dignaron a llegar a Twitter. Cada día se agrega alguno nuevo y, como en el Mundo Real, los hay lúcidos, obvios y boludos.

Con la invasión de estrellas en Twitter sucedió lo mismo que hace unos años cuando los conductores de tv se pasaron a las mañanas de la radio: el rating, el cholulismo y los premios coparon todo. Ahora pasó a ser importante la cantidad de gente que te sigue, los admiradores de deportistas, modelos y actores se registran en Twitter sin saber muy bien cómo usarlo ni qué tuitear y se comenzó a dar incentivos por seguir a una persona en forma de sorteos y concursos.

Otra consecuencia fue la publicidad, ya hay varios tuiteros con tuits o directamente cuentas patrocinadas paralelas. Casi ninguno separa lo que es una recomendación legítima de una esponsoreada.

Los famosos argentinos imitan a los extranjeros y no siguen a nadie o a pocos, casi siempre tan famosos como ellos. Un buen grupo ignora los tuiteos de sus fans (bastante cargosos, por cierto), pero otros responden puntillosamente, dialogan y hasta se prenden en consignas/hashtags. Muy pocos retuitean y casi ninguno tiene agregados Favoritos.

En cuanto al contenido, hay mucho “en el gimnasio”, “buen día!!!” y “besis”, solo tolerables para grouppies incondicionales. Son contados los que aportan opinión y muchos menos información. Abundan los errores de ortografía, incluso en periodistas destacados.

Pero también están los buenos. Acá listo ejemplos de una decena de tuiteros a seguir. Hay muchos más ¿Qué otros conocen o recomiendan?

17675517251

18454081620

18160987264

18480072370

18620301080

18059782604

18205324767

17947287578

18110862176

17819986300

De paso, si quieren seguirme, estoy en http://www.twitter.com/diegorottman

Tabla Periódica del Periodista Argentino

Hace dos siglos nacía el periodismo en Argentina con la publicación del primer número de la Gazeta de Buenos Ayres. 200 años más tarde pocas cosas son como entonces. El periodismo ha mutado en algo distinto, y sigue cambiando. Hoy hay periodistas más formados que entonces, pero también cualquier ciudadano se considera periodista.

Para aclarar un poco las composiciones químicas del periodista vernáculo es que elaboré, en este Día del Periodista, una Tabla Periódica de Elementos con las distintas cualidades que fueron apareciendo en las últimas décadas.

Son 26 elementos, combinables entre sí. De cada uno se muestra las siguientes características: descr

Así, por ejemplo, la composición química de la periodista Jazmín de Grazia sería: Doh2PñaTeaFfPst.

Sin más prólogos entonces, acá va la Tabla Periódica del Periodista Argentino. ¡Y feliz día a todo aquel que se crea periodista!

click en la imagen para ampliar
tablas