¡Feliz 2010!

Que los especialistas en contarnos lo que está pasando no sepan en qué año estamos es un mal síntoma. Al momento de escribir este post, mediodía del 3 de enero de 2011, casi todas las ediciones digitales de los diarios online de Argentina consideran que estamos en el año pasado. Basta con ir al final de cada home page para comprobarlo:

Clarín

La Nación

Tiempo Argentino

Perfil


Aplausos para el webmaster de Página/12, que seguramente implementó un sencillo script de una línea para que cambie el año del copyright automáticamente tomando la fecha del servidor:

El mediopelo digital

(Segunda entrega del “Manual de zonceras digitales”, publicada en el boletín 128 de Periodismo.com de marzo de 2009)

El listado de las zonceras que caracterizan al medio digital debería empezar por las personas. Sí, detrás de todos esos diarios digitales y portales hay seres humanos. Salvo en Google News, que se jacta de seleccionar y publicar artículos periodísticos “automáticamente mediante un programa informático”. Hablamos de los llamados “periodistas digitales”. Pero esta sería la primera zoncera.

Porque ¿qué es un periodista digital? En teoría podríamos decir que todo periodista es digital, en la medida en que usa buscadores, envía y recibe emails y consulta medios online de todo el mundo para su tarea cotidiana. Pero también podríamos afirmar que ningún periodista es digital, ya que no hace otra cosa que utilizar sus competencias como periodista (a secas) en medios digitales. Trabajar en un medio virtual (cargar noticias en un gestor de contenidos) no convierte a alguien en periodista digital. El soporte no define las competencias de un periodista (periodista radial, periodista televisivo), a lo sumo puede hacerlo su especialización (periodista científico, periodista político).

Si quisiéramos limitarnos a retratar a los trabajadores de los medios digitales podríamos caer en el estereotipo, No todos ellos son iguales. Pero que compartan su vocación, sean más o menos de la misma edad y realicen rutinas similares autoriza a caer en algunas generalizaciones, aunque siempre habrá excepciones.

Los mal llamados periodistas digitales niegan el pasado, se obsesionan con el presente y endiosan el futuro.

Para ellos no hay Historia. Lo que es anterior a sus vidas ya pasó, no es novedoso ni noticiable (salvo para los aniversarios redondos), por lo que no entienden por qué habría de importarles. También les produce indiferencia la historia del periodismo. Suponen que trabajar en medios digitales los coloca en un lugar diferente (¿superior?). Desprecian a los referentes de generaciones anteriores, incapaces de usar un Blackberry. Pero tampoco las experiencias pasadas de medios digitales parecen afectarlos. Eligen volver a fundar todo el tiempo sus rutinas y las de los destinatarios de sus mensajes, pese a que en la mayoría de los casos son reformulaciones de algo que ya se probó.

Este presente revolucionario y crispado se vive en los permanentes rediseños de los sitios, en la relevancia que se le da a la sección de último momento y en la sobresaturación de contenidos. Ellos pasan una decena de horas diarias frente a sus monitores, pero el visitante promedio se ve abrumado por esta compulsión a la exuberancia noticiosa.

Cada nueva moda es adoptada por el mediopelo digital con entusiasmo tilingo y pretenden que sus lectores sean de la partida y aprendan a bajar plugins, dediquen tiempo a disfrutar sus producciones especiales en Flash, renueven sus monitores para ver en más definición o reciban alertas en el teléfono celular. “¡Les estamos ofreciendo el futuro hoy y ustedes, lectores ingratos, nos dan la espalda! Así no se puede ser gurú”, se lamentarán. Por suerte hay premios y Congresos de Periodimo Digital. Algo es algo.

Diego Rottman

12 (+1) errores de usabilidad de Twitter

Comparado con Facebook, Twitter es un fracaso. La prensa reparte por partes iguales la cobertura de ambos, pero lo cierto es que Twitter por ahora está muy lejos del fenómeno que es Facebook.

Tal vez uno de los principales problemas de la lenta adopción de Twitter –y sobre todo de la altísima deserción– sea lo difícil que es entender su dinámica. Facebook no es un dechado de usabilidad, pero resulta más sencillo de aprender para los novatos.

A esto no ayuda que el sitio sea un catálogo de problemas de usabilidad. No es casual que apenas el 20% del tráfico venga desde twitter.com y el resto provenga de terceros sitios o clientes como Twhirl.

Listo a continuación una docena de errores del sitio web de Twitter que a mi criterio deberían revisarse. Muchos están resueltos en los programas externos o en sitios complementarios que se valen de la API para mejorar las características que faltan o se desaprovechan en el sitio original.

1) Idioma

A diferencia de Facebook, Twitter.com solo puede verse en inglés o japonés. No hay demasiado para traducir y fácilmente podría tener versiones en una treintena de idiomas en poco tiempo, lo que promovería el ingreso de usuarios que no manejan estas dos lenguas.

2) Ayuda

Enlazado con el punto anterior, no parece haber un verdadero interés en ayudar a los usuarios, que solo pueden saber cómo funciona Twitter consultando la ayuda en inglés. Que además es escueta, sobre todo si se la compara con el recién aparecido “Twitter for dummies”, que tiene 288 páginas.

3) Cronología

El timeline aparece en orden cronológico inverso. Arriba los últimos mensajes y abajo los primeros. Pero, ¿qué pasa si alguien quiere seguir un episodio, digamos, la muerte de Michael Jackson, o un diálogo de comienzo a fin? El sitio debería poder permitirle al usuario una vista en orden cronológico. Con el sistema actual basado en ajax de “página infinita” no es posible, pero sí en un sistema como el de los resultados de búsqueda (que, por cierto, tampoco permite el orden cronológico normal).

4) Mensajes leídos

Complemento del punto anterior. Saber hasta que tuit leímos como en el email. Sumado al orden cronológico, podríamos así no perdernos ningún mensaje del timeline y retomarlo desde el punto en el que lo dejamos.

5) Texto rico

Por la forma en la que fue pensado Twitter en un comienzo, no tenía sentido incorporar marcas de estilo en el texto como negritas o itálicas. Pero ahora esas limitaciones ya no son imprescindibles y este pequeño agregado serviría para presentar de un modo más efectivo los textos.

6) Conversaciones

Si el sentido de comunidad en Twitter se da a través de las conversaciones, ¿por qué no agruparlas al estilo Gmail? Ya lo hacen algunos clientes de Twitter, por lo que no habría limitaciones técnicas.

7) Alertas

Siguiendo con las conversaciones, ¿por qué no recibir alertas por email o una señal visual o sonora en la Home cuando alguien responde? Ya sé que existen servicios y clientes que lo permiten, pero estamos hablando del sitio twitter.com.

8) Buscar entre amigos

La búsqueda avanzada de Twitter es mediocre, sobre todo para idiomas distintos del inglés. Pero la principal limitación es la de impedirnos buscar entre nuestros amigos. No repetir recomendaciones, rastrear una frase de hace un tiempo que no sabemos quién dijo, ver todo lo que dijeron nuestros amigos sobre un tema… los usos serían muchísimos.

9) Ignorar los updates de un usuario

Similar a la funcionalidad de Facebook. Quiero tener a alguien como amigo pero no quiero que aparezca temporal o definitivamente en el timeline, sin tener que borrarlo. ¿Cómo hago? No es posible desde Twitter.com.

10) Edición y borrado

Twitter no permite editar los tuiteos. Una vez que se publicaron ya está, así quedan. Errores de ortografía o puntuación, pero también frases que pueden malentenderse no son pasibles de ser corregidas. Borrarlas es la única solución, pero permanecen en el timeline del que ya lo cargó y en los resultados de búsqueda por un tiempo.

11) Sexo

Es increíble pero en los usuarios no tienen la opción de seleccionar el sexo en los Settings. En algunos casos este dato no es imprescindible porque se deduce por el avatar, el nombre o lo que escriben, pero con algunas personas que sigo todavía no sé si son hombres o mujeres.

12) Following/Followers

Todo novato se confunde con estas dos categorías. Algunos creen que son recíprocas. Otros no entienden qué significa cada una. Aparte, no hay un modo rápido de saber que determinada persona me está siguiendo o no, salvo que se tenga un lista muy chica de followers.

Bonus

Desde hace unos días, cada vez que entro a twitter.com me aparece un mensaje diciéndome que actualice el Firefox cuando, como se muestra en esta captura, estoy usando la última versión del navegador.

image

Mesa de saldos XIX

Ideas y links que no llegaron a post

Dos de Google Chrome, el navegador de Google:

1) Chromon, el Simon inspirado en el logo de Google Chrome (vía). Click en Play para jugar:

y 2) Cómo a Google se le ocurrió el logo de Chrome (vía) d19 Ya está circulando bastante, pero vale la pena: el duelo de baile entre Obama y McCain:

Y acá, el verdadero Obama bailando:

d19

Y hablando de las elecciones en EE.UU., uno de los íconos de la campaña de Obama fue su imagen con la leyenda “Hope” (Esperanza), creada por el artista Shepard Fairey:

A partir de ese retrato, Rene Wanner recopiló 104 posters en la misma línea. Aquí van algunos:

El Papa
El Papa
Bob Hope
Bob Hope
Amy Winehouse
Amy Winehouse
Groucho Marx
Groucho Marx
Harpo Marx
Harpo Marx

Los que quieran imitar el modelo, puede seguir este tutorial, actualmente fuera de servicio (Google cache).

d19

En otra Mesa de Saldos hablamos de las burbujas de papel para envolver virtuales. Los que necesiten descargarse con el objeto material pueden comprarse este calendario 2009:

Con el Bubble Calendar podrán aplastar una burbujita cada día y tendrán garantizada diversión para un año completo.

d19

Continuar leyendo “Mesa de saldos XIX”

Ahora que hay que cerrar los blogs, algunas ideas para el post final

El último número de la revista Wired, brújula de la cibercultura, nos insta a cerrar todos nuestros blogs, justo ahora que acabo de abrir otro. Los que no quieran tragarse el ensayo de 600 palabras en inglés con la justificación, pueden leer esta nota en español o este resumen, que el propio autor hace en ¡su blog!:

Matá tu blog. El 2004 ya terminó. Google no te va a encontrar. Demasiados HuffPos. Los comentaristas son retardados. ¿T-v-o en Facebook?

Para los obedientes, los convencidos o los que simplemente quieran pasar a la nueva moda, llegó la hora de pensar en el último post. El final. El “muero contento, hemos batido al enemigo” de Blogger o WordPress. ¿Cuáles deben ser las palabras de despedida para nuestros cuatro lectores fieles? En este caso una opción es despedirlos por su nombre: “Chau Juancho, Marley, Bolita y Anónimo”. Llamarlos por teléfono es otra opción.

Si se quiere algo más elaborado, se pueden husmear despedidas de otros blogs ya cerrados que permanecen online, como este, este, este o este. Acá incluso hay una recopilación de posts finales.

El epílogo deberá tener algo de épica. Pensemos que, con el tiempo, será el post más leído, el primero que vean todos los que lleguen al blog abandonado. No es un cierre digno argumentar falta de tiempo para actualizar o que se descubrió que Google Adsense deja dos dólares por mes. El cosmos, la finitud humana o la búsqueda de un mundo más justo suenan mejor.

Nunca se deberá, empero, cerrar del todo la puerta. Siempre se debe meter alguna frase que insinúe un posible regreso. No hay que matar a Sherlock Holmes. Uno nunca sabe si Adsense empieza a dejar mejores ingresos…

Los comentarios, que durante los últimos tres meses languidecían, se multiplicarán como nunca, rogándole al autor que revea su decisión, a punto tal que lo harán flaquear. Pero no debe claudicar. Los mismos que se apenaban con el cierre, lo insultarán si decide seguir, acusándolo de histérico y de haberlos estafado prometiendo algo que no se pensaba cumplir. Y volverán a agredirlo tratándolo de incoherente, cuando, agobiado, quiera cerrar el blog, esta vez sí, en serio.

Sea un militante del PC

Vuelve la militancia. Después de los hippies ’60s, los nefastos ’70s, los egocéntricos ’80s y los consumistas ’90s, ahora comprometerse vuelve a estar bien visto. Los nuevos militantes reenvían emails, chatean en el Messenger, opinan en foros y blogs, votan en las encuestas online y comentan las noticias en los sitios web de los diarios. Una militancia 2.0. Militancia del PC, pero no del Partido Comunista, militancia del Personal Computer o Computador Personal.

Pero este compromiso con lo que nos pasa no estaría completo sin la acción. Ya no hace falta ayudar a los que menos tienen yendo a las villas. Ahora alcanza con mover un dedo frente a un monitor de LCD. ¿Quieren ayudar a los más necesitados? Pasen y vean el shopping de la caridad:

The Hunger Site: el sitio, activo desde 1999, creó esta modalidad de hacer el bien a fuerza de clicks esponsoreados. Hagan un click aquí o en el banner de acá abajo y después otro en el letrero “Click Here to Give. It’s FREE” y habrán donado una taza de comida.

The Hunger Site

Otras causas para clickear en The Hunger Site: cáncer de mama, salud infantil, alfabetización, deforestación y rescates de animales.

Por los chicos: la versión argentina de The Hunger Site. Haciendo click acá habrán donado “un cuarto de un plato de comida estándar para los niños argentinos necesitados”.

CliqueSemiarido: gestionado por la ONG Cáritas Brasileira cada click contribuye a crear cisternas de agua en zonas de Brasil que no disponen de agua potable. Al momento de escribir esto se habían hecho 1.743.790 donaciones.

Die Waldseite: acá el click vale 4,5 centimos de euro y es para evitar la deforestación de los bosques de Costa Rica pero el sitio está sólo en alemán. Está gestionado por Pro Regenwald, una ONG con sede en Munich.

FreeRice: para que esta gente done arroz no les alcanza con que hagamos nada más que click. Tendremos que encontrar los sinónimos adecuados a palabras en inglés. Cada acierto equivale a 20 granos de arroz.

Un Click Solidario: por cada búsqueda en el buscador de Microsoft desde esta página, se contribuye para la construcción de un pozo en Gao, Mali, una de la zonas más pobres del planeta.

CONCLUSIÓN: si, acostumbrados a los tiempos de la web, este listado los abruma y hacer tantos clicks para ayudar a otros es demasiada pérdida de tiempo en sus vidas, una opción todavía más rápida es ir acá, seleccionar todas las ofertas de ayuda de la lista (“Select all”) y un programa se encargará de hacer click por ustedes. Y ahora sí, con la conciencia tranquila, ¡a seguir mandando cadenas de email!

No pararemos hasta fotografiar los mocos de tu nariz

Street View es una funcionalidad de Google Maps que acerca el nivel de zoom a tal punto que pueden verse en 360º fotos de calles con este nivel de detalle:


Ver más grande

La foto de arriba se puede navegar con el mouse sobre ella como si estuviéramos caminando por South Beach y acercase o alejarse con el zoom, por ejemplo para ver más de cerca los rostros de esos cuatro muchachos que conversan tan animadamente.

Si la llegada de las vistas satelitales de Google Maps preocupa a algunos gobiernos, previsiblemente este servicio aterra a los individuos. Vean sino a este ciudadano escrachado a la salida de un cabarute gracias a Street View:

cabarute.gif

O a un marido que confía ciegamente en su esposa, hasta que ve en Street View una foto del balcón de su casa en la que un desconocido se escapa:

adultero.gif

Ahora Gawker descubrió lo que parecería ser una operación de venta de droga en Chicago capturada desde todos los ángulos:

picture-17-1.jpg

picture-19-2.jpg

picture-21-2.jpg

picture-22-2.jpg

picture-23-2.jpg

picture-24-2.jpg

picture-25-2.jpg

picture-29-2.jpg

picture-30-1_01.jpg

A las pocas horas, Google removió las imágenes de Google Maps como se comprueba en este link. ¿Por qué habrá sido?

Y ya saben, si van a vender droga, no se olviden de la gorrita.