Toda la verdad sobre los famosos argentinos está en Google

Google incorporó su opción «Suggest» a la versión argentina del buscador. Como una vieja de pueblo pero globalizada, nos dirá los rumores de todos los famosos vernáculos con solo escribir el nombre y la palabra «es», basándose en lo que buscan la mayoría de los usuarios.

Acá algunos ejemplos de este Rial 2.0:

Marcelo Tinelli

image

(¿no lo habrán confundido con Ricardo Fort?)

Ricardo Fort

image

(¿nadie busca «ricardo fort es fabricante de golosinas»?)

Zulma Lobato

image

(¡no me jodas! y yo que creía que era una mina…)

Jessica Cirio

image

(lo dice Google, no yo)

Pedro Pompilio

image

(para una antología del cuento breve)

Duhalde

image

(seguro que así no quería pasar a la Historia)

Cristina Kirchner

image

(es bipolar: de a ratos es judía y de a ratos, abogada)

Juan Román Riquelme

image

(otro bipolar)

Víctor Hugo Morales

image

(Majul debe estar chocho con esta búsqueda)

Clarín

image

(se vienen las tapas del gran diario argentino en contra de Google)

Mesa de saldos XX

Especial autobombo

A punto de tomarme unas merecidas vacaciones, este blog no va a actualizarse, al menos, hasta marzo, cuando cumpla sus primeros cuatro años de vida.

Para que no se aburran durante todo ese tiempo, acá va un listado de otros sitios, blogs y espacios en redes sociales que tienen que ver conmigo.

Malas Palabras: empezando por acá, mi blog personal tiene casi mil entradas para leer. Acá, acá y acá hay una selección de los mejores posts. Recomiendo también el «Manual de Zonceras Digitales», una especie de manifiesto contra los lugares comunes de los medios online. Este es su índice:

Introducción a la zoncera digital
El mediopelo digital
Fe de erratas se busca
Apología del enlace
Free vs. fee, un falso debate
“Festina lente”
Lo que la gente quiere
El pantalón sin agujeros
Cinco minizonceras
Los tres pecados de Soitu
En el Congreso de Medicina Ciudadana

Malas Palabras II: La caída del bulo de Merlín fue un post para recordar a una de las primeras radios truchas argentinas. Allí lamentábamos que no hubiera material online para recordarla. La magia de Internet hizo que llegaran hasta acá fans de la emisora y tres de sus integrantes: Pablo Avelluto, Fernando Collazo y Santiago Salgado. Santiago subió, además, varios momentos para escuchar que reproducimos acá. ¡Misión cumplida!

Malas Palabras III: En wwwwww.posterous.com hay un miniblog llamado «Malas Palabras, posts urgentes» con mucha música y algunas perlitas de los medios. Se puede escuchar el primer programa de Radio Barcelona, repasar las mejores cortinas de los programas de Nicolás Repetto o de la época de oro de la Rock & Pop y muchos covers y mashups de canciones conocidas.

Buscadoor es un blog que también mantengo con tips, tutoriales y recursos que se pueden encontrar en Internet. Desde allí podrán buscar amigos en Facebook sin registrarse, consultar y debatir dudas del idioma o descargarse libros gratis en español para leer en el Kindle, en la PC o en el celular y otros 176 posts más.

Cibercultura: artículos de cibercultura de distintos medios online que hasta ahora archivaba en privado, desde hace un tiempo los estoy guardando en un blog. Cibercultura.com.ar es la dirección. Ahí muchos de los textos son en inglés, como la nueva tendencia de los grandes blogs a suprimir la opción de comentarios o por qué los periodistas aman a Apple. Pero también hay notas en español, como el lado oscuro del crowdsourcing o cómo evitar «meteduras de pata» en internet.

Redes Sociales: también estoy en Twitter, Facebook, Linkedin y YouTube. De estos cuatro, recomiendo Twitter, donde tengo publicados 1543 tuits y varios favoritos de otros usuarios.

Otros sitios que tienen que ver conmigo. Van a seguir actualizándose en estos días (no por mí) Periodismo.com, Noticias Locas y Weblog.com.ar. También pueden leer Vida de Averchenko, la primera novela argentina publicada en Internet. O hacer un curso de periodismo a distancia en Periodismo.net: las clases empiezan este lunes.

A quién seguir en Twitter (VII)

Es curioso que en Twitter, una herramienta originalmente concebida para contar lo que se está haciendo en tiempo real, uno de los temas recurrentes sean los sueños, actividad incompatible (por ahora) con el tuiteo.

En las 50 páginas más recientes del buscador de Twitter la palabra soñé, restringida al idioma español, abarca solamente mensajes de los últimos cuatro días. La gente sueña mucho.

Decidir seguir a una persona a partir de una fabricación de su inconsciente puede ser un mejor método que elegirlo por lo que cuenta en la vigilia.

Entre las trivialidades más pasmosas y las fantasías oníricas con los Jonas Brothers aparecen, en esa media centena de páginas, algunos sueños que sobresalen:

Redglasses1_normal

ricardogreene: Soñé que Julio César me hablaba de las estrellas y yo sólo quería clavarle el puñal.

Trol_normal pum4: El lunes me di cuenta que mi adicción a Twitter ya es enfermiza, soñé que ahora podíamos ver quién visitaba nuestro perfil.

Agnostico_normalmetamorfosis_r: Soñé que era un delincuente, que me detenía la autoridad, que vivía una balacera, que nunca iba acabar. Lo bueno que aun no salgo de prisión.

Dsc09492_normal
AraVilches
: Soñé que iba a la casa de Horacio Guarani y todos decíamos «Vote for Miley».

Ojo_normal
elgaita
: Soñé que sonaba el despertador, me desperté y acto seguido sonó el despertador… ¿Tendré poderes?

Green_0455_paolita-perfil_normal paolamurias: Anoche soñé que los Simonkeys eran vietnamitas reducidos y disecados. Así empezamos el martes…buen día!

Dscf4751_normalreiben: Soñé que mi dealer me acariciaba la pierna derecha y decía: «si te mueres déjame quedarme esto de recuerdo, y lo colgaré en mi baño.»

Photo_136_normal Domitilita: Soñé que tenía un affaire con Alan Pauls. Nuestros encuentros eran en una panaderia propiedad de Messi

Dancircle300x300_normalChowKaiDeng: Siesta. Soñé que tenía un negocio casero y multimillonario de falsificación de osos polares de peluche. Al final me pescaba la policía

Hot_normal
idseven
: Soñé con una frase para este tweet pero ya se me olvidó

(más tuiteos de la semana en mis favoritos)

Google Squared también connota

Para imitar a Bing, Google Squared también consiguió un buscador que va más allá de los simples resultados. Lo bueno de Google (hasta que le empiecen los juicios por calumnias e injurias) es que cualquiera puede armar sus categorías. El procedimiento es el siguiente:

Paso 1: Vaya a la nueva creación de Google, Squared.

Paso 2: Ingrese una categoría agraviante en la ventana de búsqueda. Por ejemplo: presidentes corruptos o modelos trolas.

Paso 3: Google listará los resultados. En caso de que no encuentre los datos, usted podrá ingresar tres o cuatro nombres que considere representativos del grupo.

Paso 4: Google mostrará esos resultados y agregará otros propios.

Paso 5: Reenvíe los resultados.

Ejemplo 1: presidentes corruptos

Se ingresó "Carlos Menem". Devolvió como resultados a: Boris Yeltsin, Néstor Kirchner, Vicente Fox, Alberto Fujimori, Jacques Chirac y Alejandro Toledo.

image Ejemplo 2: modelos trolas

Se ingresó "Jessica Cirio". Devolvió como resultados a: Evangelina Anderson, Pamela David, Sabrina Rojas, Wanda Nara, Belén Francese y Pampita.

image

El oráculo de Bing

Microsoft logró su cometido. Con su nuevo buscador Bing, consiguió superar a Google. Y no porque obtenga mejores resultados de búsqueda, sino porque ofrece algo mejor: mientras que los resultados de Google apenas denotan, los de Bing connotan. Es así, Bing es el primer buscador connotativo de la historia.

Gracias a los experimentos de Fede Aikawa, podemos ver a este oráculo moderno en acción:

1) Si se busca chorros, se obtiene esto:

chorros

2) Si se busca hijos de puta, se obtiene esto:

hdp

3) Si se busca ladrones, se obtiene esto:

ladrones

Egosurf

Mi apellido se escribe con doble te, Rottman. Buscarme en Google con una sola te («Diego Rotman») lleva a una serie de páginas de un artista también argentino, casi de mi misma edad, pero que «trabaja y reside en Jerusalem». Una confusión como la de Harry Tuttle/Harry Buttle de la película «Brazil»:

También estoy acostumbrado a que me llamen Sergio, como al músico de los Cadillacs. Varias veces me dije «seguro que a él nadie le dice Diego». Hoy encontré las desmentidas:

Ahora que hay que cerrar los blogs, algunas ideas para el post final

El último número de la revista Wired, brújula de la cibercultura, nos insta a cerrar todos nuestros blogs, justo ahora que acabo de abrir otro. Los que no quieran tragarse el ensayo de 600 palabras en inglés con la justificación, pueden leer esta nota en español o este resumen, que el propio autor hace en ¡su blog!:

Matá tu blog. El 2004 ya terminó. Google no te va a encontrar. Demasiados HuffPos. Los comentaristas son retardados. ¿T-v-o en Facebook?

Para los obedientes, los convencidos o los que simplemente quieran pasar a la nueva moda, llegó la hora de pensar en el último post. El final. El «muero contento, hemos batido al enemigo» de Blogger o WordPress. ¿Cuáles deben ser las palabras de despedida para nuestros cuatro lectores fieles? En este caso una opción es despedirlos por su nombre: «Chau Juancho, Marley, Bolita y Anónimo». Llamarlos por teléfono es otra opción.

Si se quiere algo más elaborado, se pueden husmear despedidas de otros blogs ya cerrados que permanecen online, como este, este, este o este. Acá incluso hay una recopilación de posts finales.

El epílogo deberá tener algo de épica. Pensemos que, con el tiempo, será el post más leído, el primero que vean todos los que lleguen al blog abandonado. No es un cierre digno argumentar falta de tiempo para actualizar o que se descubrió que Google Adsense deja dos dólares por mes. El cosmos, la finitud humana o la búsqueda de un mundo más justo suenan mejor.

Nunca se deberá, empero, cerrar del todo la puerta. Siempre se debe meter alguna frase que insinúe un posible regreso. No hay que matar a Sherlock Holmes. Uno nunca sabe si Adsense empieza a dejar mejores ingresos…

Los comentarios, que durante los últimos tres meses languidecían, se multiplicarán como nunca, rogándole al autor que revea su decisión, a punto tal que lo harán flaquear. Pero no debe claudicar. Los mismos que se apenaban con el cierre, lo insultarán si decide seguir, acusándolo de histérico y de haberlos estafado prometiendo algo que no se pensaba cumplir. Y volverán a agredirlo tratándolo de incoherente, cuando, agobiado, quiera cerrar el blog, esta vez sí, en serio.

Contra Mail Goggles

Hace unos días, Google presentó su nueva característica para Gmail, Mail Goggles. Es una opción que, a la hora de mandar un correo electrónico, primero le pide al usuario que resuelva una serie de operaciones matemáticas sencillas. Este paso previo serviría para evitar que se manden emails que uno desearía no haber mandado.

Mail Goggles se activa solamente los fines de semana por la noche, que se supone que el horario donde alguien, borracho, drogado y/o filtrado es más proclive a mandar un email del que después puede llegar a arrepentirse.

Los medios y blogs difundieron la noticia con la clásica caída de baba acrítica ante cada novedad que la gente de marketing de Google da a conocer.

Pero, pensemos, ¿qué tan bueno es que Google cuide el correo que queremos mandar? Primero va a impedirnos mandar emails porque estamos borrachos pero, si lo recibimos con alborozo, después van a lanzar un servicio que detecta el contenido con puteadas y lo aligera y en unos años nos va a aconsejar que no le mandemos un email a una persona porque el sistema detectó que en otro email esa persona habló mal de nosotros. Y para el 2012 van a mandar una brigada de Alcohólicos Anónimos a las casas.

Por otro lado, ¿quién necesita de la condescendencia de Google? ¿Y si insultar a nuestro jefe por email un sábado a la noche, borrachos, nos termina generando un aumento o, mejor, nos despiden y conseguimos un trabajo mejor? ¿Por qué necesariamente tiene que ser malo que, gracias al alcohol, le mandemos un email a una ex-novia para decirle que todavía la amamos? ¿Cuántas parejas se formaron gracias al aturdimiento etílico? ¿Que hubiera pasado con ellos si Google los hubiera «ayudado»?

Relacionado:
Google uncool

Actualizado: las Olimpíadas SÍ interesan

Una nueva herramienta de Google desmiente al post anterior, donde se sostenía que Bailando por un sueño generaba más interés en los argentinos que los Juegos Olímpicos.

A diferencia de Google Trends, que sirvió de herramienta para medir las tendencias de búsqueda en el post citado, el nuevo Google Insights recoge los datos con mucho menos retraso. Si se comparan «Olimpíadas», «Juegos Olímpicos» y «Bailando por un sueño», los datos de Argentina llegan hasta el 3 de agosto. Y a partir del 27 se comprueba un lento descenso del programa de Tinelli y una brusca subida de los dos términos que definen a los juegos de Pekín:


Click para ver en Google Insights

Gracias a Gracias y de nada por el dato.

¿Cuál es la competencia que más entusiasma a los argentinos?

Hoy comienzan los Juegos Olímpicos en China. Todos los medios dieron una extensa cobertura al acontecimiento. Pero ¿cuánto interés tienen en realidad los argentinos por las Olimpíadas?

Si se acude al sistema que mide las búsquedas dentro de Google, se puede llegar a tener un indicador de la curiosidad que despiertan, al menos, en los usuarios del motor de búsqueda más popular.

Me tomé la libertad de contraponerlo a otra competencia de la que también hablan mucho los medios argentinos. Estos fueron los resultados:

Juegos Olímpicos vs. Bailando por un sueño

Recién ahora el interés por ambos esta llegando al mismo punto.

Olimpíadas vs. Bailando por un sueño

Si, en lugar de «juegos olímpicos», comparamos al programa de Tinelli con la palabra «olimpiadas», la brecha es mayor a favor del reality del 13.

Asi que, ya lo saben, más que las medallas de oro, a los nacidos en Argentina, los emocionan los puntajes de Lafauci…